domingo 24 de octubre de 2021 - Edición Nº1054

Teatro y Arte | 7 may 2021

Entrevista exclusiva con Sin Tintas.

LUMPENBOLA: “Cuando hay una necesidad, aparece la creatividad”

Un trabajador del Arte Urbano


Por: Lucio Pazos @lucio.pazos

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

¿Quien es Lumpenbola? Un hombre que en realidad se llama Eduardo Alcantara , con cuarenta y ocho años vividos, una hija y separtado. Un artista que se autodefine como "Un trabajador del Arte".

Sus inicios fueron en distintos colectivos como : Cienvolando, PEC y Proyecto Magenta, mas tarde continuo como un artista independiente que construyò sus pràcticas en forma autonoma basad en la estetica del Rock.

La ubicación artística se encuentra en el Barrio de La Loma en La Plata. En su iconografía se puede ver su intencionalidad de recepción masiva y abierta.

 La selección del espacio, la temática, y la temática del rock a la que apela son distintas aristas que conforman el corpus de su obra, espacio necesario para la legitimación de los discursos que la atraviesan. Con sus intervenciones visibiliza la identidad territorial del barrio, alejado del circuito artístico

 

ST: Sin tintas

L: Lumpen bola

 

ST: Hola Lumpen, ¿En donde naciste? muchos piensan que sos platense

L: Vos sabes que no nací en la ciudad sino  en la provincia de San Juan, Y a los cinco  años, mis viejos se radicaron en La Plata. Me considero más platense que sanjuanino.

ST: ¿Recuerdas cómo fue tu infancia?

L: Mira yo vengo de una clase obrera, cuando nos venimos a vivir a estas diagonales, yo era chico, no entendía nada. Se me modificó todo, mi vida allá era otra. No me bancaba las gastadas de mis compañeros, no me gusta la forma que tenían de hablar, entonces me la pasaba mucho encerrado y eso me llevó al dibujo, otra cosa no podía hacer. Ahora recuerdo que una tía tenía facilidad para las manualidades y el dibujo y me ayudó mucho. Miraba, escuchaba y copiaba.

ST: Quiero creer que te llevabas bien con la materia plástica en la escuela, te acordas ese dicho: “se llevó hasta plástica”

L: La verdad no me llevaba bien, recuerdo una anécdota del jardín, mi maestra Susana nos dio una fotocopia para para pintar y yo hice verdaderamente un desastre. Esa fue mi primera frustración, porque la profe me retó mucho y me preguntó si yo tenía un brazo de cada color, la cara de otro. Con el estudio de la plástica nunca me lleve bien. Y en el secundario me dedique a los quilombos, estaba preocupado en eso y en que no me echarán que en otra cosa.

 

ST: ¿Cómo fueron los primeros pasos en tu oficio?

L: Arranque en el taller de Pablo Murgante y Agustín Siray, yo vengo de la pintura en caballete, el primer año participé de Arte Joven que quedé seleccionado, y luego a los siete años siguientes participé en concursos junto a mis profesores en los cuales competimos entre los tres. Creo que es mi prehistoria ese momento.

Luego participé de un grupo llamado “Cien Volando”, fue por un conflicto que se dio en la zona oeste de La Plata, en una fábrica, yo estaba haciendo el aguante a gente conocida, y llegó este grupo de muralistas y me invitaron a pintar, esa fue mi primera experiencia con la pared. Con ellos estuve cuatro años.

 

ST: ¿Cuántos murales realízates en La Plata?

L: Me enganchaste justo, porque hace muy poco realicé un balance sobre cuántas obras tenía en total. Tanto en esculturas como en caballete todos los murales que pinté en La Plata, CABA, y en el interior… casi 800 murales, que no es poca cosa.

 

 

ST: ¿Te gusta cocinar?

L: En realidad, no me gusta para nada (risas) me gusta que me cocinen, pero como no tengo quien me lo haga, no me queda otra. Mi caballito de batalla en cualquier cosa que agarro y puedo convertirlo en comida.

ST: ¿Cuál fue o es la mascota que más quisiste o querés? Contame alguna anécdota.

L: Es mi gata negra, la encontré arriba de un árbol, la habían agarrado los perros y estaba prácticamente muerta. Ella vive conmigo, creo que es porque tiene un mal humor asqueroso 

 

ST: ¿Cómo te llevas con la tecnología?

L: Los bocetos en mi trabajo generalmente los encaró con el Photoshop, no soy diseñador, pero aprendí a manejar eso como una buena herramienta. Primero hago el boceto y la composición, en collage, y luego eso lo llevo a la pintura. Trabajo con las dos técnicas. Pero la tecnología me vino como anillo al dedo.

 

ST: ¿ Qué son las redes sociales para vos?

L: Las redes sociales impulsaron toda esta movida, no solo las mías, sino también a un montón de colegas. No soy un fan de estar permanentemente, pero entiendo más o menos como funcionan, para mi es una publicidad diaria. Es importante mostrarse activo. Las repercusiones son esas, che estoy viendo que estás pintando en Tucumán, por ejemplo. La mayoría de la gente se maneja a través de eso. La virtualidad ayuda mucho a la difusión de un trabajo o un micro emprendimiento.

 

ST: En estos tiempos complejos, ¿tenés la posibilidad de seguir trabajando?

L: Me parece que en tiempos de crisis es cuando más aflora el arte. Y te voy a decir el por qué. Cuando hay una necesidad, aparece la creatividad. La gente con todo esto necesita acomodar y transformar su medio ambiente. ¿Qué significa? Existe la necesidad de ver con los mismos ojos un lugar nuevo. Es decir, pintar un tapial, un frente, una persiana, la pileta. Entonces nos buscan a aquellos que estamos activos y podemos plasmar una idea.

Desde que comenzó la crisis el año pasado, yo no paré. Laburo todos los días y tengo muchos encargues. El arte te transforma espacios, pero también la vida.

ST: Lumpen gracias. Placer como siempre.

L: Gracias a ustedes.

 

Lo pueden encontrar en :Instragram Lumpembola

                                         Facebook:Lumpanbola,urban.art

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias